lunes, 13 de septiembre de 2010

BRAILLE (Por Antonio, Santiago)

Puso mis manos con delicadeza sobe su cara. Sentí su piel fría, joven y sus labios rogándome por un beso. Me acerqué a su rostro, a tal punto de sentir el aire caliente emerger de su cuerpo. Fue un beso suave, un beso a oscuras. Ambos éramos ciegos buscando sentir la piel del otro. Nos tocábamos lentamente, como si estuviésemos leyendo nuestros cuerpos, donde cada forma representaba un sentimiento en nuestro propio braille. Como un niño que recién aprende a leer y busca pronunciar cada palabra que ve escrita, nosotros buscábamos darle sentido a cada curva del texto representado por nuestros cuerpos. Como primerizos, lentamente uníamos las letras y les dábamos un sentido único.



2 comentarios:

  1. nose como he llegado aca, pero no importa, muy buen texto, los felicito chiquillos, yo tambien formo parte de un colectivo una alianza no estaria mal. Bueno sigan escribiendo

    y salud!

    ResponderEliminar
  2. Sería genial, las alianzas son buenas!

    ResponderEliminar