domingo, 8 de agosto de 2010

No Hay Banda por Adolfo Albornoz (Quilpué)


... me alejé del mundo unos momentos, momentos preciosos que ocultos dentro de esta gran caja negra resuenan al compás de un fantasma, un fantasma que latió alguna vez con fuerza (honestamente no fue una sola vez sino que fueron varias indiferentemente que antes no sabía de la existencia del fantasma) dentro de la caja negra. Ese fantasma que fue invocado primeramente por aquel que acusó los crimenes de los juicios de Nüremberg, desde hace poco volvió a latir adentro de la caja negra, resusitando al dragón quién no dudó en buscar el tesoro robado que debía abrazar, suerte tuya añejo dragon solo debes abrazar esa cruz y mientras más fuerte mejor.

En ese mundo sin banda descansaré, esperando por el banquete que se nos ofreció mis queridos hermanos y no duden en arrancar de este barco si es que nada en un mar de placebos. Solo preocupense de mantener el viento en las velas y el timón fijo al que nos convoca, ya habra tiempo para descansar de la ardua tarea encomendada por mi, sin embargo no se desconcentren que el camino incorrecto nos derivará directamente al Silentsvi oculto en la caja negra.

Nunca me pregunté cuanto sería la gran distancia hacia el borde de la caja negra, pero espero llegar a ella antes que me carcoma el lodo que forman tus lagrimas....

¿Bailarás conmigo el último waltz?...
¿Bailará con nosotros el último Waltz?...
¿o será conmigo?...
¿Importa la diferencia entre ellos y yo?
¡¡¡Respóndeme por favor!!!
Háblame
Dime algo
Mírame, mueve una ceja que sea...
No lo bailes sola...
Por favor no...
No lo bailes sola, que me arrancas el corazón...
Por último déjame ver como lo bailas con alguno de ellos...
Pero no sola...
No sola...
Sola...
Solamente el eco de tus pasos rebota en la habítación
Increiblemente cada uno de nosotos escucha un retumbar de tu eco de manera distinta.
Yo escucho rabia en tu ataque al piso
Yo escucho ternura en tu Eco
Yo escucho un suspiro tras tu eco...
Baila con nosotros...
Dejanos llevar tu mano...
Dejanos llevar tu cintura...
Dejanos llevar tu mirada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario